1989, Buenos Aires.

Todas las mañanas me levanto, me hago un té con leche, y escribo dos mil palabras.